28/10/07

LOS MAESTROS NO ENSEÑAN SINO QUE LOS ESTUDIANTES APRENDEN

(Respuesta desde el Constructivismo)

Por: Andy Villar

Cuando nosotros tenemos claros que el estudiante es el centro del proceso de formación y el tiene que descubrir y construir la realidad, partiendo de la construcción de su propio conocimiento, negociada a partir de las construcciones históricas de la humanidad, entonces entendemos que el papel del maestro es potenciar su desarrollo, desde todas sus dimensiones y promover su autonomía moral e intelectual. Es esta una forma de contribuir a la confrontación de la esencia original del hombre, como es la de ser capaz de hacer cosas nuevas, para los cuales los maestros debemos facilitar todas las herramientas que permitan la formación de mentes críticas, que puedan verificar y no aceptar todo lo que se les ofrezca, permitiendo así el desarrollo del pensamiento racional. El maestro que tiene claro este papel de mediador de conocimiento, entiende que su meta es favorecer en el estudiante la construcción significativa y representativa de la estructura del mundo, que pueda elaborar e interpretar la información existente.
El papel del estudiante es el papel del que aprende, entendiendo por aprendizaje la construcción de nuevos conocimientos a partir de los conocimientos previos, del desarrollo y de la maduración, los procesos involucrados son la asimilación, acomodación y equilibrio, procesos de cambios cualitativos.
Aprender implica la estructuración de esquemas cognitivos, confrontación con nuevos conocimientos, obstáculos cognoscitivos, búsqueda de equilibrios hasta alcanzar el cambio conceptual. Desde esta perspectiva, el aprendizaje consiste en la creación de significados a partir de las propias experiencias del estudiante y de su nivel de maduración, es una actividad mental, la mente filtra lo que llega del mundo exterior para producir su propia y única realidad.
Es importante que los estudiantes tengan experiencias individuales y directas con el contexto desde una postura crítica, que le permitan crearle significados e interpretarlos. Visto así, en el aprendizaje entran en juego el estudiante, las condiciones ambientales (que incluyen al docente) y la interacción entre estos componentes. Los conceptos cambian evolucionan continuamente con toda nueva utilización que se hace de ellos. Es por esto que el aprendizaje debe incluir actividad (ejercitación), concepto (conocimiento) y cultura (contexto).
El rol del docente, del no enseñante, del mediador es el de acompañamiento al estudiante en la construcción de los conocimientos, es promotor de una atmósfera de reciprocidad, respeto y autoconfianza para el aprendiz. Es un facilitador, respeta las estrategias de conocimiento del educando, los errores que se suceden en la aproximación a la construcción de “conocimientos acordados” y sabe hacer uso de ellos para profundizar en el aprendizaje. No usa recompensa ni castigo.
Por otra parte, el rol del estudiante, es el de ser creativo e inventivo, constructor activo de su propio conocimiento matemático, físico y social, convencional y no convencional. Proactivo. No está exento de equivocaciones y confusiones, esto es parte central de su aprendizaje
Pero en esta relación de roles juega un papel importante la motivación, es decir, el sentido que tiene el aprendizaje cuando los conocimientos e informaciones a obtener responden a los intereses y curiosidad del estudiantes.
Por otra parte, en la relación de docente y estudiante, surge la metodología de la enseñanza, la cual debe ser:
Apropiada al nivel de desarrollo del educando.
Indirecta, el análisis está puesto en la actividad, la iniciativa y la curiosidad del aprendiz ante los distintos objetivos del conocimiento.
Debe facilitar la auto-dirección y la autoconstrucción del aprendizaje.
Esta metodología debe diagnosticar los conocimientos previos, conocer la etapa de desarrollo del pensamiento, empezar de lo concreto a lo abstracto, jerarquizar el aprendizaje, favorecer la contradicción o tematización consciente, promover desequilibrios o conflictos cognoscitivos. Los desequilibrios son el motor fundamental del desarrollo.
Por otra parte, debe hacer énfasis en la identificación del contexto en el cual las habilidades serán aprendidas y subsecuentemente aplicadas (aprendizaje anclado en contextos significativos) El conocimiento está ligado al contexto en estudio y a las experiencias que el estudiante lleva al contexto. La información debe presentarse, desde una variedad de formas, (perspectivas múltiples) a los estudiantes se les motiva a construir su propia comprensión y luego validar, a través de negociaciones sociales, esas nuevas perspectivas.
Las estrategias que permiten el desarrollo de esta concepción de roles en la educación son:
Situación de las tareas en contextos del “mundo real”.
Uso de ayudas cognitivas.
Presentación de perspectivas múltiples: aprendizaje cooperativo para desarrollar y compartir puntos de vista alternativos.
Negociación social: debate, discusión, presentación de evidencias.
Uso de ejemplos como partes de la vida real.
Uso de la conciencia reflexiva.
Esta percepción nos permite afirmar: “Los maestros no enseñan sino que los estudiantes aprenden”

1 comentario:

C. de la H. dijo...

Me congratulo con usted, viejo Andy, por tan interesante espacio. Te conocí en una jornada pedagógica en el Cotediba, gracias a los buenos oficios de Henry Gómez, y ahora me resulta grato leerte con más reposo. Te invito a visitar mi blog: www.blogdecarlosdelahoz.blogspot.com
¡Adelante con tan magnífico trabajo!